Construcción Cooperativa del Habitat

15 junio, 2016

Tres conceptos se unen para desarrollar la construcción cooperativa del Hábitat con la cual HÁBITAT-COOP, enfrenta los retos de la vida en comunidades saludables.

  1. Propiedad cooperativa de la vivienda: Escritura única – nuda propiedad cooperativa más uso y goce a perpetuidad de las unidades habitacionales por las familias asociadas a la cooperativa.
  2. Construcción social del espacio: Tecnologías sociales aplicadas a la construcción de ciudadelas basadas en procesos necesarios para la vida ciudadana en armonía.
  3. Hábitat: Economía azul. Producción de bienes y servicios.
El cooperativismo es un modelo pluralista:

Es un sistema socioeconómico democrático, sustentado en valores humanos como la libertad, la solidaridad fraterna y la mutualidad en los procesos de creación de valor, la igualdad y la equidad en la distribución de los productos que genera; su propósito es lograr la justicia social y la armonía entre los seres humanos y su hábitat, liberándolos de formas de dominación explotadora, mediante las prácticas de construcción de ciudadanía con igualdad civil, política y social dentro del marco jurídico del país, y sobre esta base el ejercicio de prácticas de vida colectiva que permitan el ahorro sistemático de recursos de toda índole principalmente en la compra de los insumos que consume todo el sistema como elemento fundamental para la conformación de valor económico y social.

Habitat-coop es una empresa cooperativa cuyo objetivo fundamental es la educación cooperativa de las comunidades para alcanzar paz social: Estatutos de Habitat.Coop – Articulo 2.

Como modelo democrático basado en el pluralismo y la participación de todos los miembros de la familia, el cooperativismo se centra en la educación cooperativa permanente, para la construcción de un lenguaje común que permita comunicar su propósito de salvar a la humanidad de toda forma de sometimiento o esclavitud, mediante la liberación del potencial de los seres humanos y así construir, unidos, su propio destino; promueve la apertura a formas de conocimiento interdisciplinar y transdisciplinar que permitan mantener el asombro y la receptividad de nuevos aprendizajes, también promueve la aceptación y el respeto de la ley del país.[1] Reconoce la diversidad y la multiculturalidad como una realidad en conflicto permanente, por ello quienes ingresan a la cooperativa aceptan voluntariamente los estatutos de la cooperativa, que fijan los alcances y límites basados en valores democráticos, éticos y morales decentes y rechazan formas de discriminación de género, raza, etnia y delimita su acción al campo social y económico sin intervención en asuntos religiosos, de política partidista.

Propiedad cooperativa de la vivienda de escritura única:

La adquisición individual de la vivienda para los asociados de la cooperativa se realiza mediante el concepto jurídico de nuda propiedad por parte de la cooperativa Hábitat-Coop, y el derecho a uso y goce a perpetuidad de las unidades familiares de vivienda por parte de los asociados. De esta forma los asociados de Hábitat-Coop como dueños de una empresa gobernada por ellos mediante el uso de los recursos legales, le entregan el derecho legal de propiedad de las unidades residenciales que se construyen y se protocolizan con una sola escritura a la Cooperativa, asegurando de esta forma que la familia nunca la perderá, pues no podrá ser vendida o hipotecada o tranzada por un miembro individual de la familia y sólo podrá transferirse el derecho a uso y goce a la cooperativa, con la aprobación de toda la familia, quedando la cooperativa, en este caso, en la obligación de devolver los aportes hechos para adquirir el derecho, valorizados anualmente por Asamblea General de la Cooperativa, y sólo entonces, transferir este derecho a una nueva familia, que cumpla con los requisitos de la cooperativa.

Construcción social del espacio:

Los asociados de Hábitat-Coop inician el proceso de construcción de vivienda, mediante la conformación de Grupos de programa, (1. 000 familias) fruto de esta consolidación de demanda de bienes y servicios se logran compras colectivas de todos los bienes y servicios que utilizan en sus casas, en especial de los alimentos, esto permite un ahorro constante y la acumulación de recursos económicos propios, como resultado de la solidaridad, el esfuerzo propio y la ayuda mutua. En la fase de adquisición de vivienda, la cooperativa realiza la compra del lote de terreno y de todos los bienes y servicios necesarios para construirlas. De esta forma con los ahorros obtenidos por la compras en volumen y de contado, puede realizar la construcción de los complementos de la vivienda, (instalaciones para servicios de salud, educativos, recreativos etc.) necesarios para una vida armoniosa y organizada que permitan además reducir los costos de uso y mantenimiento de las instalaciones habitacionales durante su uso y goce. En este proceso de construcción social del espacio, todos los procesos productivos cumplen con requisitos que privilegian el uso de mano de obra humana, utilización de recursos disponibles en cercanías a la construcción para ahorrar transportes y energía, utilización de recursos renovables y tecnologías ahorradoras de energía. El modelo de sostenibilidad económica se basa en el autoconsumo y la operación de unidades productivas que abastezcan a la cooperativa y generen excedentes para tranzar con otras cooperativas e incluso participar en exportación a otras regiones o países. Con este propósito las viviendas incluyen áreas especiales para operar proyectos productivos familiares que surtan procesos industriales o productos terminados para entrega al consumidor final.

HABITAT y vivienda cooperativa:

Los diseños de la vivienda se caracterizan por usar recurso como la luz solar para calefacción e iluminación en el día y carga de baterías solares para iluminación nocturna utilizando equipos de bajo consumo de energía (Led), aprovechamiento de corrientes de aire para climatización ambiental, utilizando diseños copiados de la naturaleza como los nidos de termitas, aprovechamiento de aguas lluvias y servidas, mediante sistemas de separación que permitan acopiarlas y usarlas como insumos de otros procesos, utilización de sistemas de alcantarillados sin arrastre de sólidos (ASAS) que permite separar y usar líquidos, sólidos y lodos, con sistemas de muy bajo costo de instalación y operación.