HABITAT-COOP Un modelo para toda la humanidad

Ideas_de_ Dr_Uriel

Ideas del Dr. Uriel estrada Calderón  para salvar la humanidad al borde de la extinción.

Si somos más de mil millones de cooperativistas en el mundo, ¿cómo explicamos el mundo que tenemos?

Esta es la pregunta que se plantea recurrentemente el Dr. Uriel estrada Calderón, fundador de Coomeva y Hábitat-Coop en Colombia, cuando reflexiona sobre la violencia, el hambre y la pobreza que esclaviza a cada vez más personas en el mundo y el deterioro irreparable en el medio ambiente que ha causado las practicas egoístas de algunos grupos de seres infrahumanos y que podría reducir sustancialmente si se pusiesen en prácticas los principios éticos y morales del cooperativismo.

Su respuesta es sencilla: Ignorancia, no se educa a toda la familia en los principios, métodos y prácticas cooperativas. En general la educación que imparten las cooperativas es de corta duración (20 horas obligatorias) y sólo dirigida al asociado inscrito.

¿Cómo ampliar la cobertura educativa a toda la familia?

Ahora bien… La forma más sencilla de lograrlo, es paradójicamente, impulsar el modelo de cooperativismo, menos promocionado en el mundo: La cooperativa abierta de vivienda CAV. Es en este escenario  vital donde pueden educar y poner en práctica tanto adultos como infantes, las formas ética y morales de convivencia ciudadana mediante un Programa de Educación Cooperativa –PEC- b-learning.

Es necesario crear una Fundación Internacional dependiente de la ACI para el desarrollo del cooperativismo global, la atención de catástrofes y la cobertura educativa global, la cual se financiaría con el aporte individual obligatorio del 1% de los servicios recibidos de la cooperativa por parte de cada uno de los asociados a las cooperativas, un porcentaje del cual se destina a una sucursal de la fundación en cada país y otro a fortalecer los programas educativos de cada cooperativa.

¿Qué es una cooperativa abierta de vivienda CAV?

Es un modelo desarrollado en la Alemania de la post II Guerra Mundial, cuando un grupo de cooperativistas, reflexionó sobre la práctica de cien años de cooperativismo de vivienda y desarrolló un modelo de propiedad cooperativa de la vivienda que desarrolla en su interior una serie de componentes, que apuntan a lograr armonía: paz social y a implantar un sistema de economía mediante la integración de cadenas productivas, para adquirir colectivamente todos los bienes y servicios que requieren las familias y generar ahorro para comprar futuro y seguridad para las familias asociadas y sus descendientes.

¿Por dónde y con quienes empezar?

Por los sectores más deprimidos de las ciudades donde habitan las MUJERES cabezas de hogar, la población más pobres entre los pobres. Es en esta población en aumento a causa de las guerras, los desplazamientos forzados por la violencia política y económica y el abandono de sus parejas, estas mujeres son en términos reales viudas funcionales, además responsables de niños y ancianos desprotegidos.

Este grupo social requiere de soluciones prácticas inmediatas para acceder a los medios para que obtener alimentación y a mediano plazo recursos para emprendimientos sencillos de acuerdo a sus competencias laborales, que les genere ingresos suficientes para ser objetos en el largo plazo de financiación para acceder a la vivienda.

¿Cómo empezar?

Con programas paralelos de desarrollo humano que las dote de competencias laborales y formación tecnológica para la integración de Equipos Cooperativos Interdisciplinarios y transdisciplinares de Investigación aplicada – ECITIA- en convenio con universidades y centros de investigación y gestión cooperativa del consumo, con el objetivo de liberar el poder del consumidor mediante establecer un sistema social capaz de lograr economías que permitan destinar parte de ellas para el ahorro y la inversión

Con los primeros se aprenden los métodos cooperativos y la formación para acceder al conocimiento científico, con los segundos se organizan los asociados en redes celulares de compradores (Unidades Primarias de la Empresa Cooperativa –UPEC- de máximo diez familias cada una) como una unión de consumidores, así se les provee, en primer lugar, nutrición a la familia a bajos costos, lo cual es posible mediante la organización del consumo de alimentos en restaurantes cooperativos – RC – (cinco UPEC, cincuenta familias, doscientas personas, seiscientas raciones diarias, con un consumo promedio de trescientos mil pesos mensuales que suman quince millones de pesos mensuales por RC). Es sabido que en las familias más pobres, el consumo de  alimentos puede superar el 70% del ingreso familiar, el cual, adicionalmente, adquieren en presentaciones mínimas y al final del canal de distribución (generalmente la tienda de barrio), lo cual significa que pagan sus productos de consumo al precio más alto. La compra en volumen de materias primas para alimentos directamente a los productores y su pago de contado e incluso anticipado (forward), puede significar reducción de costo en más del 50% (que es el margen de contribución a costos fijos, con que opera regularmente un canal de distribución eficiente)

¿Qué hacer con los excedentes que se generan por las compra a través de la cooperativa?

Un proyecto de vida de los asociados y los miembros de sus familias, como insumo para crear una visión compartida de un escenario vital colectivo y emprender acciones formativas y organizativas, que sirven de cimiento a Nuestro Proyecto de Vida Cooperativo –NPVC-, permite direccionar inversiones sociales. Los excedentes pueden distribuirse en Fondos sociales para adquisición de lotes, Solidaridad en caso de calamidades domésticas, educación cooperativa, retornos familiares en forma de ahorro para las cuotas de las viviendas de propiedad cooperativa y para ejecutar los proyectos de vida de los asociados y sus familias.

Con los recursos provenientes de la consignación de excedentes cooperativos, ahorro individual, donaciones, horas de trabajo, herramientas, equipos y maquinaria se conforma una Bodega de Recursos Cooperativos –BRC-, que permite consolidar la propiedad colectiva para proyectar y autofinanciar Unidades Autónomas de Producción -UAP- conformadas por asociados especializados y en Programas de Reactivación Económica Cooperativa -PREC- cofinanciar proyectos con el Estado o entidades de apoyo nacionales o internacionales (ONU, OEA, UNASUR, BID, CAF, SECAB, GIZ, etc.)

¿Cómo construir las viviendas en forma cooperativa?

Todo comienza con la organización de Grupos de Programa de Hábitat-Coop –GPH- de mil doscientas cincuenta familias y el diseño de una ciudadela cooperativa conformada por cinco unidades residenciales básicas, que integra 5 módulos de  RC (doscientas cincuenta familias) cada una, que debe cumplir con una serie de requisitos mínimos:

  1. Áreas generosas e Infraestructura diseñada para operar UAP para sistema de producción de frutas, verduras y proteína animal para autoconsumo en con destino a los RC, utilizando tecnologías amigables con el medio ambiente.
  2. Infraestructura suficiente para operar UAP para producción de bienes y servicios que requiere la comunidad y para ofertar excedentes a otras cooperativas. Se calculan 300 UAP por cada 1.000 familias con generación de tres empleos directos cada una.
  3. Contar bloques de cincuenta familias cada uno, con su respectiva estructura física de Restaurante cooperativo, que sirve de lugar de encuentro para el consumo de alimentos en familia grande, y una central de producción de alimentos procesados de alta tecnología, calidad gourmet y menús adecuados a las necesidades de cada asociado.
  4. Diseño de espacios valorativos y educadores para el cuidado de niños, adultos mayores y adultos en edad productiva.
    1. estaurantes cooperativos
    2. plazas de encuentro,
    3. centros múltiples para servicios educativos, de salud, recreación y deportes
    4. lavandería, guardería infantil, peluquerías, servicios varios y suministros
    5.  parqueaderos
    6. transporte colectivo
  5.  Contar con las plataformas de tecnologías de información (TIC) capaces de organizar la información familiar y los procesos internos de la cooperativa en todas sus dimensiones (ERP, CRM, Gestión del conocimiento etc.)
  6.  Infraestructura física adecuada ambientalmente, mediante sistemas ahorradores de energía:
    1.  Utilización de materiales reciclables de la zona
      1. Reducción de transportes
    2.   Paredes y cubiertas vivas para captar y acumular aguas lluvias
      1. Cultivos hidropónicos
      2. Paredes con paneles de concreto esponjosos con residuos de cascarilla de arroz y carbonilla
    3. Utilización de energías renovables
      1. Energía eólica:
        1. corrientes de aire para acondicionamiento térmico
        2. vientos para generar energía
      2. Energía solar, captación de radiación solar con paneles térmicos y fotovoltaicos para:
        1. Calentamiento de agua.
        2. Generación de energía
        3. Iluminación de bajo consumo
      3. Enfriamiento y calefacción natural (sistema termitero)
    4. Captar humedad y agua de niebla y corrientes húmedas
    5. Disposición de residuos sólidos y líquidos
      1. Aguas negras y residuos fisiológicos humanos y animales
        1. Alcantarillado con Sistemas de arrastre de Sólidos ASAS
        2. Biodigestores para producción de biogás y de abonos
        3. Sistemas de purificación por efecto ver
        4. Utilización de biocatalizadores Ecoactive y bacterias
        5. Utilización de sistema de purificación “agua- sana”
      2. Aguas grises
        1. Tratamiento para reutilización en sistemas de limpieza y riego de plantas con hidroponía
La Esmeralda- Coop de HABITAT-COOP es el modelo programático que posibilita, desde la Cooperativa abierta de vivienda HABITAT-COOP, “La Construcción Cooperativa del Hábitat”
Líneas de acción cooperativa
La dinámica de la Esmeralda-Coop corre sobre tres líneas de acción:
    1. Desarrollo Humano:
    2. Gestión del Consumo:
    3. Construcción de vivienda Cooperativa:
  1. Desarrollo Humano:

Se inicia con NUESTRO PROYECTO DE VIDA COOPERATIVO que lo conforman dos acciones cooperativas concretas:

    1. La acción prospectiva de NPVC que apunta a  la visualización de un escenario de vida en vivienda cooperativa para  formalizar un Plan que conduzca a la integración de un GRUPO DE PROGRAMA DE HÁBITAT-COOP – GPH. (1.000 familias)
    2. La acción Formativa que conduce a la capacitación en los métodos y herramientas cooperativas para la gestión socio-económica del modelo mediante un PROGRAMA DE EDUCACION COOPERATIVA – PEC, que facilite la organización del consumo y la formación tecnológica.
   2. Gestión del Consumo:

La acción organizativa que debe concluir en una primera fase en la organización del consumo familiar en  grupos de máximo diez (10) familias como las UNIDADES PRIMARIAS DE LA EMPRESA COOPERATIVA – UPEC  y en la segunda fase en la puesta en marcha de adenas productivas articulando el consumo de las UPEC con UNIDADES AUTONOMAS DE PRODUCCIÓN – UAP, que surgen de proyectos productivos exitosos, diseñados por los ECITIA.

La innovación Cooperativa y creación de clúster: El PEC se amplía con tres perspectivas paralelas.

    1. La FORMACION EN GESTION  TECNOLOGICA –FGT que permite
    2. La configuración de EQUIPOS COOPERATIVOS INTERDISCIPLINARES Y TRANSDISCIPLINARES DE INVESTIGACION APLICADA – ECITIA, para el desarrollo de tecnologías sociales y proyectos.
    3. La aplicación transversal de TECNOLOGIAS DE LA INFORMACION Y LA COMUNICACIÓN – TIC.

Este proceso de innovación empresarial de las ECITIA determina la viabilidad Y factibilidad de las UAP.

Es posible motivar a los entes gubernamentales para la inclusión dentro del Plan de Desarrollo de PROGRAMAS DE REACTIVACIÓN ECONÓMICA COOPERATIVA – PRECOOR, para la cofinanciación de proyectos de investigación de los ECITIA y los proyectos productivos que originan las UAP.

 3. Construcción de vivienda Cooperativa:

Con el ahorro que resulta de la Gestión del consumo y la operación de las cadenas productivas (UPEC – UAP) más los recursos que aporten los Asociados y entidades de apoyo se crea la BODEGA DE RECURSOS COOPERATIVOS – BRC, que se destina a la financiación de las UAP, cuyo objetivo es la generación de empleo para obtener los fondos necesarios para sostener los GRUPOS DE PROGRAMA DE HABITAT-COOP – GPH.foto dos uriel

foto tres uriel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *