¿Cómo convertirse en un empresario Cooperativo?

Es importante definir algunos conceptos como la formación de riqueza y abundancia y la consecución del éxito y la felicidad desde el enfoque del cooperativismo.

¿Qué es la riqueza económica?

La riqueza económica es una acumulación de recursos en una persona, entidad o nación. Es decir que se poseen más bienes liquidables, (que se pueden volver dinero líquido, corriente, efectivo para comprar) de los que se requieren para la vida normal, se crea un excedente de reserva que puede permitir sostener la vida de las personas por un determinado número de días, meses o años. El nivel de riqueza podría medirse por la duración de este período de tiempo en que puede mantenerse la vida sin recurrir a otros. Por eso la riqueza es una forma de poder: cuando una persona posee riqueza, está en capacidad de disponer de su tiempo y comprar el tiempo de otras personas, que no la poseen, para su beneficio, bien sea empleándolos y colocando las condiciones de retribución o bien sea, comprándoles a bajo costo algunos de los bienes de que dispone, en condiciones ventajosas para él. Como dice el dicho: “Ley de oro: el que tiene el oro, coloca la ley.”

Algunas personas dicen que la riqueza no se deriva de la cantidad de cosas que se poseen, sino de la capacidad de disponer colectivamnete de las cosas suficientes para sentirse bien en un entorno de cooperación y solidaridad, lo que permite que el compartir sin egoísmo, permita que muchos disfruten de bienestar con pocas cosas.

¿La abundancia?

La abundancia es el flujo de recursos disponibles en nuestro entorno y que se colocan a nuestra disposición porque hemos establecido una relación de armonía con la naturaleza, la vida y nosotros mismos; de esta forma podemos percibir recursos y disponer voluntariamente de este potencial para servir y compartir.

¿El éxito?

Es algo más sencillo, se trata de planear y planificar, fijarse metas y alcanzarlas, más adelante veremos que tiene mucho que ver con la autoeficacia. Una persona tiene éxito simplemente cuando llega a la meta. No siempre alcanzar los objetivos es señal de éxito, en ocasiones el percibir lo que se hizo y no estaba en la planificación, es tan útil como lo que se planificó y alcanzó, pues nos permite descubrir potenciales ocultos y que no habíamos identificado al plantear los supuestos de planificación.

¡Y…la felicidad!

El Gran Maestro Jesús decía que hay más felicidad en dar que en recibir. Parece que hay una relación directa en el compartir, en el dar a otros cuando lo necesitan y la abundancia. De tal forma que la felicidad es un estado de armonía en el cual nos damos cuenta que somos individuos parte de todo y que el todo está en nosotros disponible y a nuestro alcance (abundancia); este estado de plenitud es descrito como felicidad. En este estado no existen carencias ni problemas…sólo conciencia del poder del “yo soy aquí y ahora”.

 ¿Cómo se crea riqueza?

La riqueza puede enfocarse desde varias dimensiones o niveles de comprensión, desde lo más tangible y material como es el dinero que sirve para adquirir otros bienes, pasando por la riqueza emocional o sea la capacidad de sentir y moverse a voluntad guiado por principios rectores y valores humanos, la riqueza intelectual o sea la acumulación de conocimientos útiles, hasta lo más intangible o espiritual como es el amor a la verdad, lo bueno y lo bello, la capacidad de amar la vida latente en la totalidad del universo y a si mismo como individualidad integrada a un todo, espiritualidad que es consciente, cuando por auto-observación, aceptamos en nuestro interior la presencia y esencia del universo entero y de esta forma descubrimos, que la mayor riqueza no está en la abundancia de dinero, objetos o conocimientos, sino en nuestra consciencia de ser infinitamente valiosos y ricos, por el simple hecho de ser y estar en el mundo. Como declamaba el poeta Fabio Arias “FARIAS”: “Porque todo le pertenece a la temperatura de ser”. Este es, pues, el nivel de conciencia que debemos alcanzar para comprender en su esencia el cooperativismo, como un movimiento que busca la liberación del ser humano, de toda forma de desigualdad, esclavitud a organizaciones, personas, adicciones o ideologías, que lesionen la dignidad humana. Es a partir de esta conciencia del poder de ser en el mundo, aquí y ahora, que podemos plantear la posibilidad de hacer empresas basadas en la ayuda mutua y el esfuerzo propio, la educación permanente y el ahorro constante, procesos claves de las empresas cooperativas. Es muy importante comprender que estos procesos claves del modelo empresarial cooperativo, son imposible de alcanzar sin la riqueza espiritual: la ayuda mutua surge de un valor superior que es el amor a la vida, el esfuerzo propio del amor a sí mismo, de un autoconcepto fuerte, la educación permanente del amor a la verdad y el ahorro constante de la disciplina que da la conciencia del “si mismo” como valor esencial para ser reconocidos como seres humanos, nos da conciencia de que lo suficiente está bien, que no necesitamos de excesos para vivir. Se hacen claras las palabras del Dr. Héctor Restrepo Valencia fundador de Cencoa, cuando afirmaba que lo esencial en el cooperativismo, era la educación que condujera a “despertar conciencia”.

Riqueza económica

Podemos decir que la riqueza económica, empieza a crearse cuando una persona consume menos de lo que gana, o sea que la riqueza tiene mucho que ver con la disciplina en nuestros hábitos de consumo y en la forma como compramos las cosas que consumismo. Si consumimos más de lo que ganamos, entonces estamos endeudándonos con otra persona, estamos comprometiendo días del futuro, hemos esclavizado nuestro futuro a un prestamista de dinero, que nos facilita el recurso para el consumo, a cambio de un dinero extra o interés, también cuando pagamos más de lo que los productos nos entregan, por ejemplo, cuando compramos valores psicológicos, como los que aporta una marca de moda o las que ofrece status social a cambio de su adquisición, la realidad es que estos productos pueden ser idénticos a los que no llevan la marca de prestigio, muchas empresas venden el mismo producto a diferentes precios colocándoles diferente marca, de tal forma que quienes creen que la marca es importante para obtener una identidad superior, paguen más y aporten grandes utilidades, mientras la otra marca aporta el volumen necesario para bajar los costos de producción. Pero si consumimos menos de lo que ganamos, en otras palabras, si ahorramos, entonces estamos comprando días del futuro, estamos asegurando tiempo, y ese dinero líquido o tiempo futuro, lo podemos utilizar para aumentar nuestra capacidad de hacer cosas que puedan ser vendidas a cambio de una utilidad o ganancia, pues podemos contratar otras personas o adquirir maquinas y equipos que nos permiten ampliar nuestra capacidad productiva para generar más dinero, el dinero que ahorramos se convierte en inversión, que  sirve para ganar más dinero, formándose una fuente de riqueza. Podemos concluir que el ahorro en si no es fuente de riqueza, pues el ahorro sólo produce riqueza cuando lo utilizamos en forma productiva, cuando se utiliza en negocios que dejen ganancias, cuando se transforma en inversión rentable. Pero sin duda es poco probable adquirir riqueza cuando tenemos malos hábitos de consumo o cuándo desconocemos la forma de hacer productivo el dinero ahorrado.

Ahorro e inversión

El dinero ahorrado se vuelve productivo a través de las empresas, es decir de organizaciones reguladas por la ley, para efectuar negocios que generen ganancias, son organizaciones especializadas en producir o comprar materias primas y transformarlas en productos que las personas necesitan para la vida, colocarlas al alcance de ellas y vendérselas con una diferencia entre los costos y el precio de venta, lo cual debe dejar un excedente que se puede acumular o invertir de nuevo. Las empresas siempre funcionan con endeudamiento, siempre nacen de promesas sobre futuras ganancias para las personas que inviertan sus ahorros y que pasan a ser sus dueños directos o simplemente reclamaran una parte de las ganancias como renta por el dinero, o capital que prestan, tal como lo hacen los bancos o entidades financieras. Compramos futuro cuando invertimos en empresas legalmente constituidas, sin olvidar que dado que el futuro no existe, siempre estamos comprándolo con un determinado nivel de riesgo de perder nuestra inversión, dependiendo del grado de sensatez y sabiduría que tengamos al evaluar estos riesgos. Toda inversión requiere pues un elevado grado de confianza en las promesas que nos hacen los lideres empresariales y en su capacidad y compromiso para llevarlas a cabo. El mejor plan de negocio o la mejor estrategia empresarial fracasará si no se cuenta con personas capaces y comprometidas para realizar sus expectativas de logro. Es decir personas eficaces.

Podemos notar que el dinero ahorrado por las personas, se vuelve productivo, cuando es utilizado por empresas, bien sea de personas naturales que hacen negocios, pero que se registran en una Cámara de Comercio que los autoriza para ello o personas jurídicas que representan empresas legalmente autorizadas para recibir dineros e invertirlos en sus operaciones productivas. Podríamos decir, que para generar riqueza legitima, es necesario crear una empresa legalmente registrada y autorizada para ello por el Estado.

Las empresas cooperativas son organizaciones sociales que unen a personas que tienen dificultades o problemas comunes y que es factible de resolver con mayor facilidad, si unen sus recursos de ahorro, esfuerzo propio y ayuda mutua para adquirir o producir a bajo costo los bienes y servicios que necesita sus familias, son empresas basadas en el respeto y la aceptación de la capacidad que tienen otras personas de ayudarnos a resolver solidariamente los problemas familiares, sociales y económicos.

Cuando nos unimos para resolver los problemas creando o asociándonos a una entidad cooperativa estamos convirtiéndonos en empresarios, pues estamos adquiriendo con nuestros aportes económicos la propiedad de una empresa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *